rm189c

Microsoft prueba su propia medicina. Así tal cual. Un juez ha ordenado a Microsoft que deje de vender Word, uno de sus programas estrella, debido a una infracción de patentes. El juez Leonard Davis, de Texas, prohíbe vender en los Estados Unidos, o importar hacia allá, cualquier producto de Microsoft Word que tenga la capacidad de abrir archivos .XML, .DOCX o .DOCM, todos ellos con el denominador común de utilizar XML personalizado.

En marzo de 2007, la compañía i4i demandó a Microsoft por una infracción sobre su patente de 1998 “sistema de documento que elimina la necesidad de insertar manualmente códigos de formato”.

XML es “lenguaje de descripción de páginas”, y permite crear etiquetas de formato para mostrar y editar documentos, por lo que el juez ha decidido que Word 2003 y 2007 infringen esa patente, y condena a Microsoft a pagar 200 millones de dólares en compensación, no venderlos, y a otros 77 millones por otros conceptos.

Esto no es más que otra demostración de que las patentes de software son estúpidas, y que donde las dan las toman. Microsoft siempre ha defendido las patentes de software, y ahora ve como una compañía patenta algo que ya existía (el primer borrador de trabajo de XML es de noviembre de 1996) y utiliza una corte de abogados para ganar pasta fácil. Los de Redmond, por descontado, recurrirán la sentencia.