Desde el pasado martes, algunos usuarios de Windows 7 comenzaron a notar problemas con el sistema operativo, ya que les impedía un normal arranque del ordenador, desapareciendo de la pantalla los iconos del escritorio y quedando únicamente un fondo negro.

Este problema,denominado “Pantalla Negra de la Muerte” por los propios usuarios, fue atribuido en un principio por Microsoft a un fallo de las actualizaciones, si bien ha tenido que rectificar y ha reconocido que se trata de un virus.

“Hemos realizado una revisión completa de las actualizaciones de seguridad de noviembre y la investigación ha demostrado que ninguno de estos cambios están relacionados con la Pantalla Negra”, señaló la compañía, que aludió a un código ‘malware’ como el posible principal responsable de este ‘apagón’, que también afecta a Windows Vista y XP.

La primera versión, ofrecida el pasado martes por los ingenieros de la compañía Prevx, apuntaba a un fallo en el sistema operativo como consecuencia de las actualizaciones anti-virus. No obstante, rectificó al día siguiente, después de “haber trabajado conjuntamente” con Microsoft para “llegar al fondo del asunto”, según recoge el diario británico Telegraph.

“Pedimos disculpas a Microsoft por cualquier inconveniente que hayamos podido causar. Éste ha sido un reto dificíl de analizar”, señaló Prevx en su blog. Esta compañía ofrece asistencia gratuita a los usuarios que hayan tenido problemas con Windows 7, a través de una herramienta que recupara los iconos del escritorio y la barra de tareas.

Visto xombra